0

Rotarios en Lituania y Estados Unidos fomentan el uso de cascos burbuja para ayudar a los pacientes a evitar la necesidad de un respirador mecánico

Rotarios en Lituania y Chicago, Illinois (EE.UU.), utilizan su influencia para fomentar el uso de “cascos burbuja” y de esta manera disminuir la necesidad de respiradores mecánicos por parte de quienes sufren de COVID-19 y no pueden respirar por sí solos.

El Club Rotario de Vilnius Lituanica International (Lituania), participó en Hack the Crisis, un evento en línea celebrado en marzo que reunió a innovadores en la ciencia y la tecnología para “hack” o elaborar soluciones a los problemas causados por la pandemia de COVID-19. Los socios del Club Rotario de Lituania, junto con los socios de los Clubes Rotarios de Chicago y de Westmont (lituanos en Chicago), se reunieron para llevar a cabo una jornada de lluvia de ideas para que los pacientes de COVID-19 pudieran tener la opción de respirar sin la ayuda de un respirador mecánico.

Los cascos burbujas están disponibles en varios diseños y son una opción no invasiva que suministra oxígeno sin necesidad de intubación.

“Los respiradores tradicionales utilizados con intubación son una intervención dolorosa en el cuerpo del paciente y requieren la asistencia de personal médico capacitado”, señala Viktorija Trimbel, socia del Club Rotario de Vilnius Lituanica, quien ofreció mentoría durante el evento Hack the Crisis. “Asimismo, existe una escasez de los medicamentos usados como sedantes. En el caso de los cascos, no se requiere ser sedado”.

Los cascos burbuja son una opción no invasiva y suministran oxígeno sin la necesidad de intubación, procedimiento en el que se inserta un tubo en la garganta del paciente. El casco se coloca sobre la cabeza del paciente con un cuello de goma que se ajusta alrededor del cuello del paciente. El cuello de goma tiene compuertas por donde se suministran oxígeno y aire.

Antes de que ocurriera esta pandemia, los médicos solían utilizar dispositivos no invasivos para ayudar a los pacientes a respirar si sus niveles de oxígeno caían por debajo de un determinado nivel. Continue Reading

0

Los clubes rotarios ayudan a combatir la pandemia de COVID-19

Los socios utilizan su ingenio y flexibilidad para ayudar a las personas afectadas por la COVID-19 a mantenerse conectados.

A medida que la pandemia de COVID-19 lleva incertidumbre y sufrimiento a todo el mundo, los socios y participantes de Rotary innovan, cuidan a las personas afectadas y muestran que incluso a distancia, existen maneras de ayudar.

Como gente de acción, los socios de Rotary están involucrados en sus comunidades, reuniéndose para realizar proyectos y ofrecer ayuda a quienes la necesitan. Sin embargo, en muchas áreas, la vida está cambiando drásticamente. Los expertos de la salud exhortan a las personas a mantener el distanciamiento social o incluso aislarse para aminorar la propagación de este virus altamente contagioso.

La lucha contra las enfermedades es una de las principales causas de Rotary, por lo que los socios ya apoyan las labores para promover técnicas adecuadas del lavado de manos e informar a la población de otras maneras de mantenerse saludable. Asimismo, brindan capacitación y equipo médico esencial a los proveedores de atención médica. Ahora ayudan a las autoridades de la salud a comunicar información sobre la COVID-19 que puede salvar vidas y donan equipos de protección y otros suministros a clínicas y hospitales que están bajo presión debido a la pandemia.

Estas son solo algunas de las formas en que los socios brindan asistencia a sus comunidades en este momento:

En Italia, uno de los países más afectados, los clubes del Distrito 2080 recaudan fondos para adquirir respiradores y equipos de protección para hospitales sobrecargados. Y cuando lo peor del brote se desató en China, los clubes del distrito recaudaron más de USD 21 000 para adquirir mascarillas de protección para evitar la propagación de la enfermedad en dicho país.

Los clubes del Distrito 2041, también en Italia, recaudaron fondos en línea para adquirir equipamiento de protección para los trabajadores de la salud que atenderían a los pacientes afectados por la COVID-19 en un hospital bajo construcción en Milán con 400 camas.

Continue Reading

0

Rotary y la Fundación Gates amplían su colaboración para erradicar la polio

Este 22 de enero, Rotary y la Fundación Bill y Melinda Gates anunciaron que continuarán su colaboración en materia de recaudación de fondos, la cual genera hasta USD 150 millones al año para financiar las labores de erradicación de la polio. En el marco del acuerdo, Rotary se compromete a recaudar USD 50 millones al año durante los próximos tres años y la Fundación Gates continuará aportando dos dólares por cada dólar que Rotary destine al programa PolioPlus.

Bill Gates se dirigió a los gobernadores electos con un mensaje transmitido en video durante la Asamblea Internacional 2020 en San Diego, California (EE.UU.) donde les indicó que la alianza con Rotary necesita continuar.

«La duradera alianza entre la Fundación Gates y Rotary ha sido crucial en la lucha contra la polio», señaló Gates. «Es por eso que ampliamos nuestro acuerdo de fondos de contrapartida para que cada dólar que Rotary done se equipare en la proporción 2 a 1».

Añadió además, «creo que juntos podremos convertir la erradicación en una realidad».

Este financiamiento apoyará las labores de erradicación de la polio, como las actividades de vigilancia epidemiológica, asistencia técnica y  vacunación.

La alianza entre Rotary y la Fundación Gates ha permitido aportar USD 2000 millones y los rotarios han contribuido un sinfín de horas de trabajo voluntario a la lucha contra la polio desde que Rotary inició su programa PolioPlus en 1985.

Únete a nuestra lucha para acabar con la polio y triplica tu donación gracias al aporte de la Fundación Bill y Melinda Gates. Para obtener más información, visita endpolio.org y contribuye.

Fuente: www.rotary.org

0

El presidente entrante de RI anuncia su lema presidencial 2020-2021

Holger Knaack, presidente electo de Rotary International, anima a los rotarios a aprovechar las muchas oportunidades que Rotary ofrece para enriquecer sus vidas y las comunidades a las que sirven.

Knaack, socio del Club Rotario de Herzogtum Lauenburg-Mölln (Alemania), reveló el lema presidencial 2020-2021, «Rotary abre oportunidades», a los gobernadores de distrito entrantes durante la Asamblea Internacional de Rotary en San Diego, California (EE.UU.) el 20 de enero.

Rotary no es solo un club para que las personas se afilien, es también “una invitación a un sinfín de oportunidades,” dijo Knaack, quien asumirá el cargo de presidente el 1 de julio. Asimismo, enfatizó que Rotary crea vías para que los socios mejoren sus vidas y las de aquellos a quienes ayudan a través de los proyectos de servicio.

“Creemos que nuestras obras de servicio, sean grandes o pequeñas, crean oportunidades para las personas que necesitan nuestra ayuda”, dijo Knaack. Agregó que Rotary crea oportunidades de liderazgo y da a los socios la oportunidad de viajar por el mundo para poner sus ideas de servicio en acción y crear vínculos duraderos. “Todo lo que hacemos abre otra oportunidad para alguien, en algún lugar”, dijo Knaack.

Cambiar para el futuro

Knaack también instó a los socios a que estén abiertos al cambio para que Rotary pueda crecer y prosperar. En vez de fijar una cifra específica para aumentar el número de socios como objetivo, Knaack pidió a los clubes y distritos a que piensen en cómo crecer de una manera orgánica y sostenible. Él desea que los clubes se enfoquen en hacer que los socios actuales se mantengan involucrados y en agregar nuevos socios que sean adecuados para ellos. Continue Reading

0

El presidente electo Mark Maloney traza una trayectoria para el futuro de Rotary

Mark Daniel Maloney conocía la rutina. Un año antes, había ocupado el cargo de presidente del comité que nominó a Sam Owori como presidente de Rotary International de 2018-2019. Ahora, en el verano de 2017, Maloney era uno de los seis candidatos que habían viajado a la sede central de RI buscando esa nominación para 2019-2020.

“Me entrevistaron antes del almuerzo, así que sabía que tenía algunas horas hasta que el comité tomara una decisión”, recuerda Maloney. “Era un agradable día de agosto y fui a hacer una larga caminata por los hermosos barrios de Evanston. Almorcé tarde y luego regresé a mi habitación del hotel y esperé”.

Dado lo sucedido en años anteriores, Maloney esperaba saber del comité en las últimas horas de la tarde. Sin embargo, se acercaba la noche y aún no había noticias. “Estaba enviando un mensaje de texto a mi esposa, Gay: ‘Todavía no he sabido nada’; y, en ese momento, el teléfono comenzó a sonar. Era Anne Matthews, presidenta del comité de propuestas, que me pedía que regresara al edificio”.

Este era un giro inesperado. En años anteriores, los candidatos recibían una llamada telefónica para decirles si habían sido elegidos. Al suponer que eso sucedería, Maloney se había quitado el traje y la corbata, y vestía un pantalón caqui y una camisa con el logotipo de Rotary. Ahora le pedían que se presentara nuevamente en la sede central de RI.

“Estaba perplejo”, dice. “No esperaba eso. No quería hacer esperar a nadie, así que ni siquiera me puse un blazer y estaba en el teléfono diciéndole a Gay: ‘Voy camino al edificio. Pienso que llegó el momento’”.

En el vestíbulo, Andrew McDonald, asesor general auxiliar de RI, saludó a Maloney y lo acompañó hasta el salón de juntas del piso 18, donde lo esperaban los integrantes del Comité de Propuestas de para Presidente de RI. Matthews se puso de pie. “Según recuerdo, ella dijo: ‘Damas y caballeros, permítanme presentarles a Mark Maloney, nominado a presidente de 2019-2020’. Así que fue bastante emocionante”.

Han pasado catorce meses. Es una linda mañana de octubre y Maloney está sentado en la oficina del presidente electo en el piso 18 disfrutando de una impresionante vista al lago Michigan y hablando con John Rezek, jefe de redacción de la revista The Rotarian, y Geoffrey Johnson, editor principal. Durante los siguientes 90 minutos (y por otra hora más la semana siguiente), conversaron sobre las aspiraciones de Maloney para su presidencia. Continue Reading

0

Sin un lugar a dónde ir

 

En las noticias nocturnas y en su ciudad, Pia Skarabis-Querfeld veía a los refugiados que llegaban a Berlín después de escapar de la guerra, la persecución y la pobreza en sus países natales.

Puesto que quería ayudar, llenó una bolsa con ropa para donar y se dirigió a un gimnasio cercano donde vivían muchos refugiados.

Lo que comenzó como un simple acto de caridad, se transformó en un proyecto de voluntariado integral: durante los siguientes tres años, Skarabis-Querfeld construyó y organizó una red de voluntarios que, en momentos de máxima presión, cuenta con más de 100 voluntarios para ayudar a miles de refugiados en centros comunitarios, campamentos de tiendas de campaña y otros refugios alrededor de la ciudad.

Hoy en día, su organización sin fines de lucro Medizin Hilft  (la medicina ayuda), continúa atendiendo a pacientes que no tienen ningún otro lugar a donde acudir.

Fue unos pocos días antes de la Navidad de 2014 cuando visitó el gimnasio. Skarabis-Querfeld había estado muy ocupada con su trabajo y con las preparaciones para las festividades de fin de año. Esperaba con ansias la llegada de las vacaciones y pensó que una donación de prendas de vestir para los refugiados sería un gesto amable digno del espíritu navideño.

Cuando llegó con su donación al gimnasio, Skarabis-Querfeld vio niños enfermos, la mayoría sin recibir tratamiento porque los hospitales de la zona estaban sobrecargados. Debido a restricciones legales, los ayudantes no tenían permitido entregar analgésicos o jarabe para la tos. Todo lo que podían hacer era enviar a las personas a la sala de urgencias cuando se veían extremadamente enfermas.

Al ser testigo de esta situación, y sabiendo de la peligrosa travesía por mar y por tierra que acababan de vivir los refugiados, Skarabis-Querfeld, quien es médica y rotaria, regresó esa misma tarde con suministros médicos y con su marido, Uwe Querfeld, quien es profesor de pediatría y rotario.

La pareja pasó la mayor parte de las festividades atendiendo a pacientes en el gimnasio.

“El sufrimiento de las personas, su amargo destino, me marcó”, señala Skarabis-Querfeld.

‘No lo olvidas fácilmente’

En 2015, el ministerio alemán a cargo de los refugiados recibió más de un millón de solicitudes de asilo, sobrecargando el sistema de salud pública.

Alemania fue un destino popular durante la migración masiva de personas que escapaban de Siria y otros países transformados en zonas de conflicto. Esto en parte debido a la acogida brindada por la canciller Angela Merkel. A diferencia de otros líderes europeos, Merkel señaló que era responsabilidad de Alemania ayudar e hizo un llamado a los ciudadanos para darles la bienvenida a aquellos que huían de la miseria en otras partes del mundo.

En 2017, el ambiente político había cambiado. Muchos alemanes se habían vuelto indiferentes o escépticos ante los inmigrantes. El equilibrio de poder en el parlamento alemán cambió durante las elecciones de septiembre y el país continúa lidiando con los aspectos logísticos y los costos incurridos para ayudar a los refugiados y sus familias.

Mientras los temas políticos se abordaban en el famoso edificio Riechstag en el corazón de Berlín, Skarabis-Querfeld y otros voluntarios atendían a pacientes refugiados a poca distancia de allí.

“Atendí a una pequeña niña cuya familia entera había sido golpeada casi hasta la muerte porque eran cristianos”, señala Skarabis-Querfeld, socia del Club Rotario de Berlin-Tiergarten. “La niña comenzó a sufrir ataques de epilepsia después de haber quedado en coma por los golpes. No estoy acostumbrada a ver este tipo de cicatrices y quemaduras”.

En otra oportunidad, Skarabis-Querfeld atendió a una niña siria llamada Saida quien tenía fiebre y bronquitis. Cuando ya terminaba de examinarla, se dio cuenta de que Saida cojeaba. Skarabis-Querfeld tuvo que convencer a Saida para que se sacara los zapatos, lo que le permitió ver que los pies de la niña estaban infectados. Continue Reading

0

El presidente de RI 2019-2020 anuncia su lema presidencial

Marc Daniel Maloney, presidente electo de Rotary International, reveló su visión para la construcción de un Rotary más fuerte. En su discurso, alentó a los líderes de la organización a ampliar las conexiones de los clubes con sus comunidades y a adoptar modelos innovadores de afiliación.

Maloney, socio del Club Rotario de Decatur, Alabama (EE.UU.), reveló su lema presidencial para el año rotario 2019-2020Rotary conecta el mundo, ante los gobernadores electos que participan en la Asamblea Internacional, evento de capacitación que tiene lugar en San Diego, California (EE.UU.).

«Nuestro primer énfasis debe ser hacer crecer Rotary para incrementar así nuestra capacidad de servicio, aumentar el impacto de nuestros proyectos y, lo que es aún más importante, incrementar el número de socios para que la organización pueda alcanzar objetivos más ambiciosos», comentó Maloney.

Maloney cree que las conexiones son la base de la experiencia rotaria.

“Rotary hace posible que nos relacionemos entre nosotros de manera profunda y significativa, independientemente de nuestras diferencias”, continuó Maloney. “Rotary nos brinda, también, oportunidades profesionales y nos permite conocer a personas que necesitan nuestra ayuda.”

Maloney alentó a todos los clubes rotarios y clubes Rotaract a establecer un Comité de Membresía integrado por socios con diversos antecedentes para identificar aquellos segmentos de sus comunidades que no cuenten con representación en el club.

“Gracias a Rotary nos conectamos con la increíble diversidad de la humanidad y forjamos lazos profundos y duraderos para alcanzar objetivos comunes”, añadió. “En este mundo cada vez más dividido, Rotary nos conecta a todos”.

Maloney exhortó a los líderes de la organización a ofrecer distintas modalidades de reuniones y modelos alternativos de proyectos de servicio con el objetivo de que los profesionales ocupados y personas con obligaciones familiares puedan acceder a cargos de liderazgo.

“Necesitamos promover una cultura en la que Rotary no compita con la familia, sino que sea un elemento complementario de esta”, explicó Maloney. “Esto significa emprender pasos prácticos y concretos para cambiar la cultura imperante para así fijar expectativas realistas, programar actividades que tengan en cuenta las obligaciones de los socios y dar la bienvenida a los niños en todos los eventos rotarios”.

Maloney mencionó que muchas de las barreras que impiden que los socios ocupen cargos de liderazgo se basan en expectativas que ya no son relevantes.

«Es hora de adaptarse a los nuevos tiempos, cambiar nuestra cultura y transmitir el mensaje de que se puede ser un magnífico gobernador de distrito sin visitar todos y cada uno de los clubes y un gran presidente de club sin por ello hacerse cargo personalmente de todo el trabajo».

Relación con las Naciones Unidas

Durante el año rotario 2019-2020, Rotary celebrará una serie de conferencias presidenciales en diversos lugares del mundo. Dichas conferencias se enfocarán en la relación de Rotary con las Naciones Unidas y sus metas de desarrollo sostenible a las que contribuyen muchos de los proyectos de servicio emprendidos por los rotarios. En próximo mes de julio proporcionaremos más información a este respecto.

En el año 2020, celebraremos el 75º aniversario de la Carta de las Naciones Unidas y su misión para la promoción de la paz. Rotary fue una de las 42 organizaciones a las que las Naciones Unidas invitaron para que asesoraran a su delegación en la Conferencia de San Francisco celebrada en 1945 la cual dio lugar a la Carta de la ONU. Desde hace décadas, Rotary trabaja en colaboración con las Naciones Unidas para abordar problemas humanitarios en todos los rincones del mundo. Hoy, Rotary ostenta el mayor rango consultivo que la ONU ofrece a las organizaciones no gubernamentales.

“Rotary comparte el compromiso permanente de las Naciones Unidas con un mundo más sano, más pacífico y más sostenible”, declaró Maloney. “Y Rotary ofrece algo que ninguna otra organización puede igualar: una infraestructura que hace posible que personas de todo el mundo se conecten en el servicio y la paz para emprender acciones destinadas a alcanzar estos objetivos”.

Por Arnold R. Grahl, fuente www.rotary.org 

 

 

 

1

Rotary y GPEI han puesto a la polio al borde de la erradicación mundial

 

Por Ryan Hyland 

Después de 30 años de acciones audaces, logros históricos y, en ocasiones, desalentadores reveses, Rotary y sus socios en la Iniciativa de Erradicación Mundial de la Poliomielitis  (GPEI) casi han acabado con la poliomielitis. 

Esta innovadora asociación público-privada y sus estrategias innovadoras se celebraron el miércoles durante el sexto evento anual del Día Mundial de la Polio de Rotary, celebrado en Filadelfia, Pensilvania, EE. UU., En el Colegio de Médicos de Filadelfia . 

Cientos de personas asistieron en persona, incluidos representantes de los cinco socios de GPEI, y miles más en todo el mundo lo vieron en vivo en línea. Los periodistas de noticias por cable Ashleigh Banfield, presentador de «Crime and Justice» de HLN, y Alex Witt, presentador de «Weekends Live With Alex Witt» de MSNBC, moderaron el evento. 

El presidente de la Fundación de Rotary, Ron Burton, comenzó el programa señalando que Filadelfia es donde Rotary anunció, en su convención internacional en 1988, que duplicó su objetivo de recaudación de fondos de $ 120 millones y recaudó $ 247 millones. Continue Reading

2

Socio visita Chicago

El socio del Rotary Club de Puerto Natales, Nelson Zúñiga y esposa Eva visitaron la ciudad de Chicago, en el Estado de Illinois, USA. Si bien se trató de una visita de tipo familiar, coincidentemente es la ciudad donde nació Rotary en el año 1905, historia por todos conocida. Cerca de Chicago se encuentra además la ciudad de Evanston, donde está situado el edificio que alberga a la sede mundial de Rotary. Nelson y Eva aprovecharon desde luego el viaje para visitar estos lugares emblemáticos para cualquier rotario. Al regreso, en sesión de club el socio hizo una exposición de los lugares recorridos y así todos pudieron conocer un poco más de cerca lo que es Chicago y la sede mundial. Consideraron a Chicago, la tercera ciudad más grande de Estados Unidos luego de Nueva York y Los Ángeles, como una ciudad muy agradable, culta, limpia, amigable, con una arquitectura muy hermosa y en la cual es fácil orientarse. Recomendable de visitar, previa consideración del clima, ya que es muy crudo el invierno.

2

Desde 1993, los rotarios en Chile y los Estados Unidos se han unido para ofrecer cirugías reconstructivas que alteran la vida

Ricardo Román estaba de compras con su esposa en una tienda por departamentos en Chile en 2012, cuando una mujer de unos 20 años se le acercó. Él no la reconoció, confiesa a través de un intérprete, pero había dos buenas razones: la había visto por última vez más de una década antes, y su sonrisa había cambiado drásticamente.

Román, miembro del Club Rotario de Reñaca, Chile, es el coordinador nacional de un programa que ha ayudado a miles de niños en Chile con labio leporino, paladar hendido y otros defectos de nacimiento, incluido este extraño que ahora quería darle a Román un abrazo.

«Ella me dijo: ‘Esta es mi sonrisa rotaria'», recuerda, con la voz llena de emoción. «Fue un momento muy gratificante».

El proyecto comenzó en 1993 cuando los rotarios de San Francisco (California), dirigidos por Peter Lagarias y Angelo Capozzi, patrocinaron una misión médica que realizaba cirugías reconstructivas en Chile. Ese fue el comienzo de Rotaplast, un programa que se convirtió en una organización sin fines de lucro que desde entonces envió equipos a 26 países.

En 2004, los rotarios en Chile asumieron el liderazgo del programa en su país. Con los años, los médicos chilenos se involucraron más y eventualmente el programa se expandió para incluir la reconstrucción mamaria para pacientes con cáncer.

«Es un gran comentario sobre Rotary que haya gente en un país de habla hispana y personas en un país de habla inglesa que trabajan juntas para lograr lo logrado», dice James Lehman, cirujano plástico que se unió al Club Rotario de Fairlawn, Ohio, EE. UU., Después de trabajar con rotarios en Chile.

En febrero, Lehman y un equipo de cirujanos, anestesiólogos y enfermeras de EE. UU. Visitaron Iquique, una ciudad portuaria del Pacífico y un punto turístico de interés a unos 80 kilómetros al sur de la frontera norte de Chile. Con la ayuda financiera de la cercana mina de cobre Collahuasi, los rotarios locales coordinan y pagan los alimentos, el alojamiento y el transporte dentro del país del equipo médico. (Los médicos visitantes pagan sus vuelos entre los Estados Unidos y Chile, una organización sin fines de lucro con sede en Ohio financia el viaje de algunos miembros del personal de apoyo). Continue Reading